Consecuencias dentales por el uso del chupete

Consecuencias dentales por el uso del chupete

El chupete es un elemento que muchos padres ofrecen a sus bebés. El principal beneficio de su uso es la tranquilidad que brinda al pequeño. Pero además de ventajas puede tener ciertas desventajas en el futuro desarrollo de los dientes. Utilizarlo no es el problema, pero si resulta conveniente dejarlo a tiempo para evitar alteraciones en la dentadura. A continuación te explicaremos las consecuencias dentales por el uso del chupete.

¿Cómo afecta el chupete a los dientes del bebé?

Un uso prolongado de este elemento puede causar problemas en el arco de los dientes entre los 4 y los 6 años. Las consecuencias de un uso extendido serán:

Mordida abierta

Esta malformación ocurre cuando los incisivos superiores no se ajustan correctamente con los incisivos inferiores. La complicación está causada por una erupción incorrecta de los dientes, ya que el chupete modifica la forma de su desarrollo.

Mordida cruzada

Para que exista una relación adecuada entre los dientes superiores e inferiores, los incisivos conocidos como paleta deben sobresalir y permitir que los inferiores descansen detrás de ellos. El chupete compromete el desarrollo transversal del maxilar y la mandíbula. Con esto lo que se provoca es que los dientes inferiores sobresalgan por encima de los superiores. Trayendo como consecuencia asimetrías, apiñamientos y problemas de la ATM.

¿Cuándo conviene dejar el chupete?

El crecimiento de los segundos molares de leche de un niño ocurre aproximadamente a los 2 años. Es entonces el momento adecuado para comenzar el abandono del chupete por el buen desarrollo de sus arcos dentales.

Este proceso debe ocurrir paulatinamente y no de manera radical para evitar crear traumas en el niño. Cualquier alteración dental producida por el chupete puede ser corregida si se deja de usar antes de los cuatro años. Existe el tiempo suficiente para tratar la situación con el mayor sentido común. Debemos recordar que cada niño asimila las situaciones de forma y ritmo diferente, por lo que no debe obligársele a nada.

¿Cómo usar correctamente el chupete?

El buen uso ayudará a dejar el hábito con mayor facilidad y evitar que las consecuencias sean irreversibles.

  • Utilizarlo para evitar que el niño se chupe el dedo.
  • Emplear este método solo de 18 a 24 meses.
  • No debe utilizarse para retrasar la alimentación.
  • Entre los 3 y 4 años el niño debe haber dejado el chupete.

Trucos para retirar el chupete efectivamente

  • Evitar castigar al pequeño para obligarlo a dejarlo.
  • Untar el chupete con una sustancia poco agradable para el niño.
  • Comunicar que el personaje favorito del infante le ha cambiado el chupete por una recompensa.
  • “Perder” el chupete en algún sitio.
  • Cortar el chupete para que la succión sea desagradable.
  • Explicar a los más grandes el daño que puede causar su uso.

Es importante mantenerse firmes en el proceso para conseguir el resultado deseado. La tentación y abstinencia podrán ser difíciles de enfrentar, tanto para el niño como para sus padres. Pero la necesidad por el chupete pasará luego de algunos días.

No se puede descartar el hecho de que el niño sustituya el chupete por los dedos u otro elemento igual de perjudicial. Por eso es necesario poner mayor atención a las acciones del menor durante este difícil momento. Solo así el buen estado de los dientes estará garantizado.

 

Share this post


Contáctanos por Whatsapp
Enviar Consulta