Consecuencias en los dientes por malos hábitos

Consecuencias en los dientes por malos hábitos

El buen estado de nuestra dentadura no depende exclusivamente del cepillado diario. Las visitas al dentista son de suma importancia para mantener la cavidad oral en perfecto estado. Pero ciertas costumbres pueden debilitar gradualmente nuestras piezas dentales, incluso causar daños difíciles de revertir. Por eso es necesario que entiendas y conozcas las consecuencias en los dientes por malos hábitos en la vida cotidiana.

¿Qué es un hábito?

Los hábitos son comportamientos aprendidos que repetimos constantemente. Se trata de conductas con las que no nacemos, que se repiten sin reparar en ellas. Estos pueden ser positivos, pero en la mayoría de casos se tornan negativos. Y son una respuesta del cerebro para facilitar algunas rutinas, haciéndolas sin demasiado esfuerzo.

¿Qué consecuencias pueden provocar en la boca nuestros hábitos?

  • Fracturas dentales: Esto puede ocurrir cuando se tiene la costumbre de aplicar fuerza excesiva a los dientes, para realizar tareas que no le corresponden. Utilizar los dientes como herramientas es la principal razón por la que estos acaban fracturándose o se pierden los empastes. Es una costumbre que muchos llegamos a presentar, de cortar cosas, abrir objetos o sujetar elementos con la dentadura.

 

  • Daño a las encías: El roce de elementos puntiagudos o filosos con las encías puede irritarlas. De no atender esta situación y continuar realizando acciones perjudiciales en los tejidos, se pueden provocar enfermedades periodontales. Una costumbre muy común es eliminar los restos de comida con elementos poco apropiados como las uñas o palillos de madera.

 

  • Dolor mandibular: Rechinar constantemente los dientes no solo causará el desgaste de su superficie. La fuerza ejercida por esta acción, provoca dolor en la articulación temporomandibular, la cabeza y el cuello. Incluso puede llevar al dislocamiento de la misma.

 

  • Deformidad de la dentadura: Por mordisquear constantemente las uñas. Lo que no solo causa esta complicación, también puede llevar a infecciones bucales y mala digestión.

 

  • Aparición de caries: Las caries se manifiestan como una proliferación bacteriana, que infesta la dentadura cuando se encuentra sucia. Esto es provocado por el incorrecto aseo bucal y el constante picoteo entre comidas.

 

  • Desarrollo de cáncer de boca: Causado por el consumo excesivo de tabaco. Que además propicia el desarrollo de periodontitis, aumenta el mal aliento, crea una tinción poco estética en los dientes y afecta la osteointegración de un implante dental.

 

  • Maloclusión: Puede manifestarse por el uso prolongado del chupete o por chuparse el dedo con regularidad. Es un problema presente principalmente en los niños.

¿Cómo prevenir el daño a los dientes causado por estos hábitos?

Lo principal será evitar estas costumbres. Muchas podrán superarse con fuerza de voluntad, mientras que otras requerirán la intervención de un experto. El cuidado de la dentadura ayudará, mientras los hábitos aprenden a superarse, a mantener la buena salud bucodental.

  • Realizar un aseo oral adecuado de forma diaria. Eliminando los residuos de alimentos inmediatamente después de comer.
  • Visitar con regularidad al dentista para una revisión profunda del estado bucal.
  • Someter la dentadura a limpiezas dentales profesionales cada 10 o 12 meses.

Algunos hábitos involuntarios como rechinar los dientes, pueden ser atendidos por profesionales en odontología. Estos expertos se encuentran capacitados para solucionar cualquier situación causada por comportamientos aprendidos. Si presentas algunas de estas consecuencias, no dudes en acudir a un equipo odontológico con vasta experiencia. Nosotros nos sentiremos muy satisfechos al recibirte en nuestras instalaciones. No dudes en contactarnos para reservar tu cita.

 

Share this post


Contáctanos por Whatsapp
Enviar Consulta