¿Cuándo es necesaria la cirugía maxilofacial?

¿Cuándo es necesaria la cirugía maxilofacial?

Las anomalías en el rostro, bien sean innatas o debido a traumatismos, deben ser atendidas por un especialista en cirugía maxilofacial. Este campo comprende principalmente la atención de la cavidad oral, los maxilares y los dientes. Estas cirugías guardan estrecha relación con los tratamientos de ortodoncia, pues se encargan de dar solución a problemas funcionales o estéticos de la boca.

Si bien es cierto que los profesionales especializados en esta área se encargan de realizar extracciones dentales complejas y colocar implantes en la dentadura, sus habilidades van más allá de eso. Pueden existir diversas complicaciones en las que un paciente no sabrá a quien recurrir. Por eso en este post explicamos en qué casos es necesario realizar una cirugía maxilofacial y cuando es el mejor momento para llevarla a cabo.

¿En qué casos se considera la ejecución de una cirugía maxilofacial?

Son diferentes los motivos por los que una cirugía maxilofacial puede hacerse necesaria. Muchos de estos casos atienden a una necesidad estética, como un método de mejora al aspecto del rostro. También pueden tratarse de inconvenientes de funcionalidad que impiden el buen uso de la cavidad oral. Estos pueden ser:

  • Maloclusión: Se trata de una distribución malformada de los dientes, lo cual impide el ajuste apropiado para un buen uso de la dentadura.
  • Trabas de la articulación temporomandibular: Cuando dicha articulación presenta inconvenientes por falta de armonía entre los maxilares, el paciente experimenta dolor mandibular y cefálico, además de dificultades en el habla.
  • Traumatismos faciales: Al producirse un traumatismo en el rostro, los principales afectados son los dientes. Presentando fracturas parciales, pérdidas totales, entre otras complicaciones.

¿Qué tratamientos se aplican a través de la cirugía maxilofacial?

Los tratamientos que pueden ser realizados por profesionales de esta especialidad son:

  • Exodoncias: La cirugía maxilofacial se encarga de extracciones dentales cuando estas pueden comprometer los nervios. Este es el caso principalmente de las cordales, dientes cuya ubicación y forma complican la ejecución de una extracción sencilla.
  • Injertos óseos: En ocasiones debido a malformaciones congénitas o por accidentes, el paciente carece de parte o totalidad de los maxilares. En estos casos, el especialista se encargará de realizar un injerto óseo para permitir su correcto funcionamiento.
  • Implantes dentales: Ante la pérdida total de una pieza dental, la dentadura comienza a manifestar incomodidades. Razón por la que es necesario reemplazarla. La mejor opción para ello son los implantes dentales. Se trata de un tornillo de titanio que se inserta quirúrgicamente en la encía hasta el maxilar para propiciar la osteointegración. Estos dispositivos tendrán el mismo soporte de una raíz dental.
  • Cirugía ortognática: Con esta intervención es posible reubicar los maxilares hasta un lugar adecuado. Estos durante el desarrollo del individuo, pueden formarse inadecuadamente. La única solución a este inconveniente es realizar una operación, que en combinación con la ortodoncia consigue llevar los dientes a una posición correcta.
  • Cirugía oncológica: Los tumores orales pueden afectar diversas funciones de la boca. La cirugía maxilofacial se encarga de extirparlos de forma correcta.

¿Cuándo es aconsejable realizar una cirugía maxilofacial?

Es posible que los inconvenientes antes mencionados se presenten desde una edad muy temprana. Sin embargo lo más recomendable será someterse a la cirugía maxilofacial una vez concluido el desarrollo facial. Con esto se evitan cambios en el rostro que puedan afectar los resultados de la intervención. Pero la decisión final de llevarla a cabo estará a cargo del profesional.

 

Share this post


Contáctanos por Whatsapp
Enviar Consulta