Cuidados de una extracción dental

Cuidados de una extracción dental

La extracción dental o exodoncia es una técnica que basa en sacar dientes por diferentes motivos. Algunos de los casos en los que te deben realizar este procedimiento podrían ser: muelas impactadas, caries en estado muy avanzado o muelas del juicio que crecen en una posición errónea, entre otras.

Esta técnica no deja de ser una cirugía dental por muy sencilla que pueda parecer, por lo que son necesarios una serie de cuidados, tanto antes como después de que tenga lugar.

¿Qué cuidados hay que llevar a cabo antes de la extracción dental?

El descanso

Aunque parezca una tontería, es muy importante que hayas descansado correctamente el día previo a la extracción dentalSacar dientes no deja de suponer una agresión para tu cuerpo, por lo que debes estar preparado para ello.

Evita también comidas copiosas que puedan sentarte mal y procura dormir al menos 8 horas.

Antibióticos previos a la extracción

Puede darse el caso en el que necesites la administración de un tratamiento antibiótico previo a la extracción dental.

De esta forma evitaremos que las bacterias que puedan estar presentes en tu boca pasen a la sangre al manipular los dientes, ya que podrían causar infecciones.

Esta práctica se suele llevar a cabo como medida de protección excepcional, sobre todo, si tienes una enfermedad que debilita tu sistema inmune.

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas

Hay que evitar a toda costa el consumo de cualquier tipo de bebida espirituosa al menos dos o tres días previos a la intervención.

La reducción del sangrado

Es imprescindible que informes al profesional sobre la medicación que tomas habitualmente, así como de las enfermedades que padezcas, por si pudiera interferir de alguna manera con el tratamiento o la anestesia.

Cuidados post-exodoncia

La reducción del sangrado

Es normal que haya un leve sangrado después de sacar dientes. Pero de todas formas, puedes ayudar a frenarlo.

Para ello, muerde gasas o algodones empapados en algún antiséptico bucal para cortar la hemorragia.

No te asustes si pasadas unas horas continúa saliendo un hilo de sangre, ya que es completamente normal y tiende a ir remitiendo.

Evita tocar la herida

Intenta que la comida no entre en contacto con la zona afectada, así como tampoco la lengua. Esto es para evitar que los gérmenes puedan causar una infección en el área más sensible.

El descanso

Vuelve a ser imprescindible. Evita realizar actividades muy intensas hasta, al menos, unas 24 horas después de la intervención.

Evita comidas abundantes y duras

Elige una dieta blanda para completar tu menú, ya que tu boca estará dolorida y muy sensible, por lo que cualquier pequeño pedazo podría hacerle un gran daño.

Ayúdate de la analgesia

La boca es una zona muy dolorosa, por lo que no lo dudes, comienza con la analgesia cuanto antes si deseas evitar a toda costa el dolor.

Es normal que la zona esté inflamada tras una extracción dental. La hinchazón irá desapareciendo con el paso de los días y la curación de la herida. También será de ayuda la aplicación directa de hielo.

Share this post


Contáctanos por Whatsapp
Enviar Consulta