¿Qué son las cordales retenidas?

¿Qué son las cordales retenidas?

Las cordales, terceros molares o muelas del juicio, son dientes que crecen en personas con edades comprendidas entre los 15 y 25 años. Momento en el que las piezas dentales de leche han sido totalmente reemplazadas, y la dentadura definitiva se ha desarrollado por completo.

Estas muelas suelen brotar sin inconvenientes para algunos individuos. Su dirección de crecimiento es la adecuada, por lo que no llegan a molestar otras estructuras de la boca. Sin embargo, otras personas no corren con la misma suerte, puesto que su mandíbula no cuenta con el espacio necesario para un crecimiento normal de las cordales. Es entonces cuando nos encontramos ante un caso de muelas del juicio retenidas.

Algunas de estos molares llegan a crecer, pero no completamente, mientras que otras se quedan dentro del área periodontal. Cuando es así, pueden no causar molestias si se encuentran en una posición adecuada. Pero si su dirección no es la correcta, provocarán dolor e inconvenientes que pueden comprometer la alineación y forma de la dentadura.

¿En qué posición pueden crecer las cordales retenidas?

  •  Verticales con un crecimiento parcial.
  • Rectas, sin inconvenientes, pero sin brotar.
  •  Inclinadas hacia la parte trasera de la boca o en dirección a la muela adyacente.
  • Hacia arriba, con espacio limitado a los lados.

¿Cuáles son los síntomas de cordales retenidas?

Presentar cordales retenidas resultará incómodo para la persona que lo padezca. Provocará un sinfín de molestias, que además de alterar la tranquilidad de la persona, pueden afectar su salud bucodental. Es importante reconocer sus síntomas para buscar atención profesional con rapidez y evitar mayores complicaciones.
Algunos de los efectos que provocan las muelas del juicio retenidas son:

  • Inflamación de las encías en el área donde se encuentra la muela.
  • Presencia de hemorragia en el periodonto.
  • Molestia o dolor en la zona de la boca en la que la cordal se halla.
  • Sabor desagradable en la boca, acompañado de constantes episodios de halitosis.
  • Encías enfermas, caries y demás enfermedades relacionadas con la falta de espacio entre las muelas.

¿Cuáles son las consecuencias de las cordales retenidas?

Problemas en el resto de la dentadura por excesiva presión, resultando en apiñamiento dental. Además, debido a que su desarrollo ocurre en un pequeño saco dentro de la mandíbula, pueden formar quistes. Las infecciones suelen ser otra constante de estas muelas, dado que se trata de los dientes más propensos a desarrollar caries y enfermedades de las encías.

¿Cuál es el tratamiento para las cordales retenidas?

Lo primordial para atender las cordales es visitar al dentista de manera regular. De esta manera será posible detectar a tiempo su formación y posible crecimiento. Cuando se sospecha del brote de muelas del juicio, se solicita al paciente someterse a una radiografía, en la que es posible conocer su dirección de nacimiento.

En caso de que estas muelas puedan provocar algún daño a la dentadura, se sugiere intervenir quirúrgicamente para retirarlas. Si se trata de cordales en una posición compleja, deberán ser extraídas por un profesional en cirugía maxilofacial. En la misma se practica una incisión a la encía y se tira de la muela. Existen casos en los que es necesario cortar la muela en pequeños trozos y posteriormente se sutura la herida para su recuperación.

Share this post


Contáctanos por Whatsapp
Enviar Consulta