Uso del irrigador bucal

Uso del irrigador bucal

La limpieza dental puede conseguirse con el uso de diversos elementos. A través del cepillado no es posible eliminar toda la suciedad. La profilaxis en cambio ayuda a retirar una gran cantidad de partículas contaminantes de la boca, pero resulta bastante dolorosa. Es entonces cuando cada día se vuelve más popular el uso del irrigador bucal.

¿Qué es el irrigador bucal?

Es un dispositivo eléctrico que se utiliza para la higiene bucodental. Pudiendo aplicar agua u otras sustancias a la boca a través de él. Para ello se sirve de la propulsión, enviando chorros de líquido potentes que ayudan a desprender la suciedad con facilidad y nada de dolor. Con su uso es posible deshacerse del sarro en lugares de difícil acceso y de las zonas más blandas y delicadas.

¿Para qué pacientes se recomienda su uso?

El irrigador bucal puede ser utilizado por todo tipo de pacientes para obtener una limpieza oral profunda. No obstante, su uso se recomienda principalmente a quienes padecen alguna condición dental delicada.

Personas con encías sensibles

Cuando existe una hipersensibilidad dental, cualquier contacto con la dentadura puede resultar molesto, aun bajo los efectos de la anestesia. Emplear elementos metálicos en estas condiciones resultará insoportable. El irrigador bucal promete limpiar los residuos contaminantes de los dientes y encías sin causar un efecto traumático.

Individuos con implantes dentales

Un implante dental por lo general tiende a acumular sarro a su alrededor, por eso es importante en estos casos, mantener una higiene oral extrema. Con el uso del irrigador bucal es posible eliminar de manera mucho más eficiente la suciedad del diente artificial y los demás a su alrededor.

Pacientes con sistema de ortodoncia compuesto por brackets

Los brackets son piezas metálicas, de porcelana o zafiro que se adhieren a los dientes para permitir el paso de un alambre entre ellos y ejercer presión a la dentadura. Su finalidad es movilizar los dientes hasta alinearlos. El espacio entre ellos y los dientes es un área perfecta para la acumulación de partículas, creando así sarro y placa bacteriana a su alrededor.

El uso del irrigador bucal permite retirar esta suciedad, puesto que los cepillos comunes o interdentales no consiguen llegar a todos los rincones de estos aparatos. Además el uso de implementos metálicos puede verse limitado por la forma de este sistema. La presión ejercida por el chorro de agua que expulsa el irrigador, desprenderá cualquier residuo, placa o sarro de los dientes.

¿Por qué es importante el uso del irrigador bucal?

El irrigador bucal es un aparato utilizado para la limpieza dental. Su uso está relacionado a la importancia de la higiene bucodental. Con él es posible retirar la placa bacteriana, el sarro y demás restos de alimentos de los dientes. Gracias a esto se puede prevenir la aparición de problemas como las caries, infecciones en las encías, mal aliento, entre otras enfermedades relacionadas con el sistema digestivo.

Las bacterias acumuladas en la boca provocan inflamaciones en los tejidos bucales, lo que lleva a dolores intensos. De no tratar las enfermedades orales, estas pueden provocar complicaciones visuales, pulmonares e incluso cardiacas. Pero con una limpieza en el hogar adecuada y visitas regulares al dentista en las que se realicen profundas limpiezas, será posible evitarlas.

 

Share this post


Contáctanos por Whatsapp
Enviar Consulta